Toscano en Malas Compañías, Tribuna Libre de Sí Se Puede

Hora de rectificar, Alcalde. Y, en la rectificación, cambiar las malas por buenas compañías”.

Así se llama el programa en el que el veterano alcalde de Dos Hermanas apareció hace dos  domingos. Un programa conocido por su contenido y por lo que pretende difundir, y cabe poca duda de que el resultado de su aparición puede valorarse en términos negativos desde varios puntos de vista. Para no andarnos por las ramas, desde Sí Se Puede Dh,  vamos a empezar por la valoración final después de escuchar su entrevista en varias ocasiones en la página web del programa: Toscano quedó fatal, pero, lo que es muchísimo peor, dejó en un pésimo lugar a Dos Hermanas y hasta a Andalucía.

Pajarería-Semillería Albano

Seguro que él, en primer lugar, no está satisfecho con el resultado de su comparecencia en el programa y es muy probable que su asesor de comunicación vea peligrar su puesto o su cargo. Es inaudito que un alcalde que tiene una posición como la de Toscano en el PSOE haya intervenido alegremente en un programa que se subtitula a sí mismo como “Historias de la Corrupción” y diera la imagen que dio. También es posible que no haya consultado a nadie sobre un asunto como ese, lo cual todavía pone peor un asunto de gestión fundamental en el siglo de la comunicación, de internet, de las redes sociales. Su entrevista se ha difundido de todas las formas posibles en todo el país y en ningún caso destacando nada bueno, como él pretendía.

¿Por qué decimos que la imagen de Dos Hermanas y del mismo Toscano quedaron degradadas? Pues básicamente, con toda naturalidad y creyendo lo que decía con valor político, hizo dos afirmaciones realmente polémicas -y no pudo ser más explícito- que cuadran con lo que el programa pretendía ilustrar.

Lo primero que dijo es que el modelo de subvenciones andaluz es positivo y exportable… ¡Al tercer mundo! Como si tal cosa, y dado que ese sistema de subvenciones sigue siendo un modelo que se practica hoy, situó a Andalucía en el tercer mundo. Así, sin pestañear. Ese modelo de subvenciones que menciona el alcalde es un modelo que no ha conseguido evitar que Andalucía tenga la consideración, según informes de la Unión Europea, de ser la región más pobre de Europa. Casi nada. Y lo propone como exportable para el tercer mundo. Sobran las palabras.

Más adelante, cuando la periodista que dirigía su entrevista le preguntó por “lo que se decía” en Dos Hermanas acerca de que el ayuntamiento era considerado popularmente como una “agencia de colocación” él respondió de forma que provocó la sorpresa de la propia periodista: “…y desgraciadamente es verdad…”

Con esas dos afirmaciones el programa obtuvo con creces argumentos para su objetivo, que no era otro (e inexplicablemente Toscano no lo vio venir) que ilustrar las prácticas de clientelismo y caciquismo del PSOE en Andalucía que después comentan en la escena del debate en el aula universitaria.

El alcalde, además,  calificaba esta gestión como algo propio del “buen hacer” en materia de gestión política, convencido de ello. Y así nos metemos en un círculo vicioso y perverso cuando desde la política criticamos precisamente la perversión a la que lleva esta gestión, dado que la respuesta que siempre encontramos como argumento definitivo son los resultados electorales, una mayoría absoluta desde que Toscano fue investido por primera vez allá por 1983. Esos resultados han justificado esa forma de gestionar y, por tanto, esa gestión nunca ha dejado de realizarse. ¿Ven el círculo vicioso? Además, ahora Toscano necesitará otra justificación ante la crítica política, porque los resultados electorales se han mostrado a todo el país como una suerte de consecuencia necesaria debido a la naturaleza de esa gestión: los contratos que ha mencionado Toscano, esos en los que tanto la tarea como la necesidad de la misma son cuestiones secundarias y cuyo objetivo es conseguir una prestación al término del compromiso laboral, esos contratos sirven para que los resultados electorales sean los que son y que tanto favorecen a los que ponen en práctica esa gestión.

La capacidad de denuncia no da para más y no quisiera que desde nuestro grupo municipal se dejaran al margen a quienes constituyen la parte más importante de toda esta historia, que es la gente de Dos Hermanas que, como dice el alcalde, está atrapada por la necesidad y la ayuda que ofrece el ayuntamiento es un contrato. Ese contrato siempre es precario y ahora ven que su alcalde certifica que no les contrata para que puedan ganarse la vida dignamente ejerciendo una tarea necesaria. No. Se les contrata para que puedan cobrar una prestación posteriormente. ¿Se habrá parado el alcalde a pensar que uno de los efectos más perversos de esa gestión es el miedo que va generando?. Ese miedo a perder este contrato con un objetivo distinto de la tarea para la que se contrata va precisamente unido al clientelismo y está más extendido que los propios contratos. Ese miedo también se lo debemos a esta gestión.

El último efecto que me gustaría mencionar de esta forma de gestionar de nuestro alcalde es la comodidad que genera en quienes llevan a cabo esta gestión, que no tienen que hacer nada más que estos contratos con objetivo de prestación, generando desconfianza, miedo, inseguridad… Como el resultado electoral les favorece la conclusión es que lo hacen muy bien y no tienen por qué cambiar nada. Y así, nuestra capacidad de avanzar como ciudad se quedó en nada cuando llegaron los tiempos de crisis económica.

Ya llegará el momento de hacer ver a la gente de Dos Hermanas el motivo por el que pueden confiar en otras opciones para que con toda normalidad se puedan ver cambios que den a nuestra ciudad el impulso que merece desde hace ya muchos años. Ahora, después de ver a Toscano en ese programa, casi nos parece más oportuno tratar desde aquí de convencer al alcalde para que vaya rectificando esa forma de ver las cosas. Ya no estamos en los años 80 y ya no hay chabolas en Dos Hermanas, justo es decir que se extinguieron con su gestión de entonces, pero ahora estamos en el siglo XXI y ya no vale para avanzar la forma de gestionar de entonces. Solo las necesidades y las potencialidades de Dos Hermanas darían para crear empleo necesario, empleo del de verdad, empleo del que una persona puede ganarse la vida dignamente ¿Cuáles? Un transporte en condiciones, la construcción y gestión de centros cívicos en determinados barrios donde no los hay, la multiplicación de talleres para fomento del empleo, la remunicipalización de determinados servicios, el impulso para crear industria cultural en una ciudad donde hay artistas para asombrar… solo son algunas de las posibilidades propias del ayuntamiento como institución. Pero quizá lo más relevante vendría de la salida de esa comodidad a la que hemos aludido antes y, más que la competencia, se utilizara la influencia para tratar de que en Dos Hermanas se cree empleo que no dependa del ayuntamiento. Pero eso exige un esfuerzo que no se está haciendo con la intensidad suficiente.

La vinculación de los resultados electorales a la bondad de la gestión ya no se sostiene. No porque se obtengan buenos resultados electorales se tiene que interpretar que el clientelismo es bueno ¿Qué dirían desde el PSOE de Dos Hermanas si esa forma de actuar la realizara cualquier otro partido? Pues que es perversa, y con razón. Porque si fuera una gestión positiva ¿por qué razón está entonces Dos Hermanas entre los municipios con más riesgo de exclusión social y con más paro de España? Es más ¿Cuánto tiene que ver esta práctica de gestión política en estos resultados? ¿Qué más hace falta para rectificar? Los resultados hablan por sí solos, la gente de Dos Hermanas también. Y ahora toda España también lo hace. Pese a que los portavoces del PSOE lo niegan en el pleno, el alcalde admite que hay “muchas necesidades”. Pero pese a lo positivo de la intención de tratar de paliar esas necesidades hay que empezar a preguntarse si esa forma de contratar no acaba, poquito a poco, por aumentarlas. También es hora de aplicar otras formas, que las hay, de ayudar a las vecinas y vecinos a solventar sus necesidades, sin dejar de contratar para cubrir los servicios necesarios. Y así, estas personas serían contratadas para un empleo basado en una necesidad, un empleo que no genere miedo a perderlo desde el mismo momento en el que son contratadas y contratados. En definitiva, desde todos los puntos de vista, las nazarenas y nazarenos merecemos algo más.

Hora de rectificar, Alcalde. Y, en la rectificación, cambiar las malas por buenas compañías.

Punto y Aparte de Dos Hermanas

Grupo Municipal de Sí Se Puede Dos Hermanas. 

Comments

comments