La “falsa alarma” que tuvo en vilo a Dos Hermanas

Una llamada al 112 de broma o de “mala fe” puede costar una multa de hasta 60.000€ y sufragar el dispositivo.

Imagen de archivo

23:15 de la noche, algunas familias cenan, ven la televisión tranquilamente o toman algo en alguna terraza. De repente tres vehículos de Bomberos, de Policía Nacional y una ambulancia pasan a toda velocidad, interrumpiendo el silencio de la noche. Las redes sociales empiezan a echar humo y la redacción de este medio de comunicación también, temiendo que algo grave hubiera pasado.

 

DML Sport

“Lo hemos visto por la Avenida de España”, “han pasado por Arco Norte”, “van por La Motilla…” hasta que finalmente detienen su contrarreloj carrera en la barriada de El Amparo, en la calle El Salvador. Finalmente resulta una “falsa alarma”, respiramos tranquilos. Según este medio, pudo conocer, la llamada la realizó una mujer con sus “capacidades  mentales alteradas” muy conocida en la zona y que afirmaba que la cocina de su vivienda estaba ardiendo con la familia dentro, una vez llegaron los Bomberos, comprobaron que no era cierto.

 

DML Sport

Pero ¿y ahora que puede pasar, quien costea tal despliegue?  En el caso concreto de ayer, para no hacer frente a los gastos del despliegue la alertante podría alegar problemas mentales. Tampoco costean los despliegues las personas con bajos ingresos. Pero el resto de personas segun explica el propio 112, y  aunque hay que diferenciar entre “falsas alarmas” de verdad o llamadas de “mala fe o  bromas”. “Entre la broma y la mala fe, hay un hilo muy pequeño”, aseguran. En este caso las multas van de los 601€ a los 60.000€.

Las sanciones para este tipo de llamadas están reguladas por la Ley 9/2007 y pueden ser graves o muy graves. El régimen sancionador está previsto en los artículos 33 y ss. de la ley y prevé las multas en este tipo de llamadas: hacer llamadas en el teléfono de atención y gestión de llamadas de urgencia 112 para comunicar avisos falsos de urgencias o emergencias que den lugar a la movilización de recursos, hacer infracciones graves que pongan en peligro la vida o la integridad física de las personas o aumenten la situación de riesgo colectivo grave o las consecuencias de una catástrofe o calamidad, hacer llamadas reiteradas en el teléfono de atención y gestión de llamadas de urgencia 112 para comunicar avisos falsos de emergencias y hacer llamadas abusivas, insultantes, amenazadoras o jocosas en el teléfono de atención y gestión de llamadas de urgencia 112 que afecten a la eficacia del servicio.

Comments

comments