El padre de la niña asesinada en Dos Hermanas: «Si hubiera pena de muerte, la pediría»

Así lo ha declarado a los medios este martes, cuando ha acudido a la citación de la juez para que aportarse los audios de ‘WhatsApp’ que su hija le envió la mañana del 16 de septiembre.

Imagen de archivo.

Según informa Europa Press, Joaquín Begines, padre de Lucía, la niña de seis años cuyo cuerpo sin vida fue hallado enterrado, junto al de su madre Sandra Capitán y su pareja Yilmaz Giraz, conocido como el ‘Turco’, el 2 de octubre de 2017 en una fosa en el número 168 de la calle Cerro Blanco de Dos Hermanas (Sevilla), espera una condena ejemplar para los siete acusados por estos hechos para que el próximo que intente «levantar la mano» a un menor «se lo piense».

Quien es Quien Disfraces

Así lo ha declarado a los medios este martes cuando el padre de la pequeña ha acudido a la citación de la juez de Instrucción número 19 de Sevilla, Ana Escribano Mora, que investiga estos crímenes, para que aportarse los audios de ‘WhatsApp’ que su hija le envió la mañana del 16 de septiembre, cuando ocurrieron los hechos, según el relato de la Fiscalía.

«Espero una condena ejemplar para que todo el que intente levantarle la mano a un menor, se lo piense, al menos», ha expresado Begines, quien ha confiado en que los siete detenidos e investigados por este asunto «no salgan impunes». «No se puede tocar a un menor y que se rían de la Justicia como lo están haciendo», ha añadido.

Los siete detenidos por estos hechos son Ricardo G.H., conocido como el ‘Pollino’, quien confesó los hechos inicialmente cuando fue detenido en octubre de 2017; el padre de éste, Ricardo G.G., alias ‘El Cabo’; su madre, Joaquina H.J.; su mujer, Elisa F.M.; David H.P. y su amigo José Antonio M.B.; y Manuela M.O. Salvo Joaquina y Manuela, todos están en prisión provisional.

La Fiscalía atribuye a los siete detenidos tres delitos de asesinato, un delito de detención ilegal y uno de tenencia ilícita de armas. En este sentido, desde las acusaciones se ha trasladado a los medios que, llegado el momento procesal oportuno, solicitarán para los siete acusados la pena de prisión permanente revisable.

A este respecto, Begines se ha mostrado «de acuerdo» con las penas que solicitan porque «no hay más». «Si hubiera una ley más fuerte, la pediría. Si hubiera pena de muerte, la pediría, y si la ley fuera que yo hiciera con ellos lo que me saliera en el momento, también lo pediría», ha expresado, pero precisando que no lo hace porque eso signifique que le van a devolver a su hija, sino para que el próximo que intente «levantar la mano» a un menor piense en la pena que le puede caer. «Eso no se hace», ha lamentado.

«Cuando pierdes un padre, eres huérfano; si pierdes a tu pareja, eres viudo; pero si pierdes a un hijo y qué palabra se te da», ha planteado el padre de la menor. «No hay adjetivo que lo explique», ha afirmado Begines a los medios.

Durante la reciente vista celebrada para que los siete detenidos por estos trágicos sucesos conocieran los delitos concretos que se le imputan, la Fiscalía anunció la solicitud de nuevas pruebas. Cabe recordar que la propia instructora acordó recientemente transformar las diligencias previas en procedimiento para el Tribunal del Jurado.

Tras esta solicitud de pruebas, la juez instructora, en una providencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, acuerda, entre otras cuestiones, un análisis del registro de llamadas de los teléfonos de los acusados, víctimas y familiares, como el padre de la menor o su abuela, Josefa Capitán.

En el marco de estas pruebas nuevas, el padre de Lucía ha entregado este martes los audios de ‘WhatsApp’ que su hija le mandó el día de los hechos, el 16 de septiembre de 2017, el último sobre las 12,30 horas. Joaquín había quedado con su hija sobre las 16,00 horas de ese sábado para recogerla. Después ya no volvió a saber más de su hija ni de su expareja.

La menor había sufrido el día antes una caída y tenía el brazo escayolado, por lo que también habló ese día con su expareja y madre de Lucía para preguntar por su estado. Su hija, aquella mañana, le mandó un audio en el que cantándole le decía a su padre que lo quería.

Los audios «son importantes», según Joaquín Begines, porque demuestra que «no se fue por su propio pie», sino que «fueron allí a buscarlas» –a madre e hija–, en este caso, el ‘Pollino’ y su mujer, según el relato de los hechos de la Fiscalía, para llevarlas a la casa de Cerro Blanco, donde ya estaba el ‘Turco’. Según dicho relato, allí fueron retenidos, golpeados y asesinados, para posteriormente ser enterrados en una fosa en el cuarto de baño de la vivienda.

Además de los análisis de los teléfonos, pruebas solicitadas al Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, así como un plano de ubicación de los terminales de algunos de los acusados, la juez instructora ha pedido información sobre la distancia y tiempo de recorrido aproximado en coche entre los domicilios situados la calle Cerro Blanco 168 de Dos Hermanas, donde vivían el ‘Pollino’ y su mujer; y el domicilio de las víctimas; y entre la primera vivienda y la casa de Manuela M.O. en la capital andaluza, movimientos que realizaron los principales acusados del clan de los ‘Cabo’ –‘Pollino’, sus padres y esposa–, según la Fiscalía.

Otras de las peticiones de la Fiscalía como nueva prueba a la juez, según el escrito al que ha tenido acceso Europa Press, es un informe ampliatorio del Instituto de Medicina Legal de Sevilla que especifiquen qué lesiones presentaba la menor asesinada en los miembros superiores que fueran compatibles con actos de defensa y cuáles pueden deberse a la caída que sufrió el día anterior, así como una ampliación de la autopsia en relación con los hallazgos de toxicología.

Y es que consta en las actuaciones que la noche del 15 de septiembre la menor fue asistida en el Hospital Infantil Virgen del Rocío por traumatismo en la muñeca izquierda, siendo el diagnóstico de fractura de cúbito y radio distal por lo que se le colocó «férula posterior braquiopalmar» y «yeso braquiopalmar». Si bien, en el informe de autopsia de la menor se recoge que tenía lesiones en miembros superiores, «un reborde cubital del antebrazo y borde cubital de mano derecha», compatibles con lesiones de defensa.

cervecería Don-Joselón

Por último, la magistrada solicita a la Guardia Civil informar si los acusados Ricardo G.H., Elisa F.H., Ricardo G.G., David H.P. y José Antonio M.B. se encuentran en posesión de licencia de armas y, en su caso, tipo y vigencia de la misma. Éstos estuvieron el día de los hechos en la casa de Cerro Blanco donde se desarrollaron los hechos, la detención y la muerte de las tres personas. Según ha trasladado a los medios el abogado Juanma Pérez, que ejerce la acusación por el padre de Lucía, ya se ha confirmado que no tenían licencia.

Comments

comments