El CEIP El Palmarillo apuesta por la implicación de las familias en los procesos de enseñanza

A lo largo del segundo trimestre, se pondrán en práctica diferentes actividades y formas de implicar a las familias en diferentes cursos.

Según este medio ha podido conocer, el pasado curso 2017/2018, el Claustro de Profesores y el Consejo Escolar del CEIP El Palmarillo de Dos Hermanas hablaron en su memoria de autoevaluación sobre «la necesidad de implicar aún más a las familias en los procesos de enseñanza y aprendizaje que se diseñaban y ponían en práctica en el centro». Para ello se requería una formación mínima en Comunidades de Aprendizaje a la que asistieron algunos representantes del Claustro, y que, a lo largo del curso, se fueran implementando algunas de las prácticas propias de los centros que actualmente son Comunidad de Aprendizaje en Andalucía. 

Quien es Quien Disfraces

Al tratarse de una experiencia novedosa en el centro, desde el centro a implantar de manera piloto en un aula concreta. De esta forma, fue durante el primer trimestre, cuando uno de los tutores de primaria, Fran Martínez Nieto, reunió a sus familias para trasladarles la propuesta que «llevábamos desde el centro y que entendemos mejoraría el éxito educativo de nuestras niñas y niños», haciendo hincapié en que «nos centraríamos en una de las propuestas de Comunidades de Aprendizaje, los grupos interactivos».

En este sentido, cabe destacar que estos grupos interactivos son «una forma de organización del aula en grupos reducidos y heterogéneos», en los que «la participación de las personas voluntarias en el aula facilita el aprendizaje y aumenta la motivación de los niños y niñas por el aprendizaje, creando un buen clima de trabajo», destacando que «tanto el profesorado como las personas voluntarias mantienen unas altas expectativas hacia el alumnado». De esta forma, en los grupos interactivos «participan diversas personas adultas, no para asumir grupos con determinadas dificultades o nivel de aprendizaje, sino para dinamizar las relaciones entre alumnado diverso que se ayuda y aprende dialógicamente», recalcando que «todos los niños y niñas aprenden, incluso aquellos que tienen facilidad, porque ayudar al otro, implica un ejercicio de metacognición que contribuye a consolidar los conocimientos, hasta el punto de ser capaz de explicarlos a otras personas».

De esta forma, es reseñable decir que esta propuesta se basa en el aprendizaje dialógico, que implica:

  1. Las interacciones a través del lenguaje como base del aprendizaje, clave en el desarrollo humano.
  2. Sólo la interacción transformadora del contexto promueve desarrollo cognitivo, social, y emocional.
  3. Las interacciones dialógicas superan el discurso monológico, incluyen a todo el alumnado y crean sentido de grupo.

Así, a lo largo del segundo trimestre se pondrán en práctica «diferentes actividades y formas de implicar a las familias en diferentes cursos, después de la formación interna e internivelar que realicemos en el centro para seguir mejorando la participación de las familias y entorno en la vida del centro, más allá de días concretos como el Día de Andalucía o Fiesta Fin de Curso», pues «entendemos que estas prácticas que, hasta ahora, han sido más propias y habituales en la etapa de infantil, son igual de importantes en la etapa de primaria, y están sustentadas bajo evidencias científicas que demuestran la mejora del éxito educativo de todo el alumnado». 

Por ello, manifiestan que los grupos interactivos de esta primera sesión «tenían como propósito mejorar la competencia lingüística de las niñas y niños, así como la educación en valores, del grupo de Cuarto de Primaria», de modo que se dividieron la clase en 5 grupos:

– «En el primer grupo hemos trabajado la comprensión y expresión oral a través de un texto clásico donde tenían que relacionarlo con situaciones que se dan en la actualidad, y también han ampliado su vocabulario», con el objetivo de «mejorar la comprensión y expresión oral a través de la tertulia dialógica».

– «En el segundo grupo hemos trabajado la expresión y comprensión escrita, y para ello han leído un texto de un periódico y han buscado en el diccionario dos palabras subrayadas, para posteriormente elaborar una pequeña producción escrita fomentando la creatividad literaria», a fin de «avanzar en el manejo del diccionario para la búsqueda de palabras y fomentar la creatividad literaria».

– «En el tercer grupo han trabajado la expresión oral y escrita, además de la educación en igualdad a través de una imagen de un patio donde aparecían niños jugando al fútbol. Posteriormente, han escrito en un folio que medidas impulsarían para fomentar la igualdad de género en los patios de los colegios», con el objetivo de realizar «una reflexión individual sobre micromachismos y elaboración, en equipo, por parte del grupo, de medidas que podrían aplicar para acabar con el micromachismo en el patio del colegio». 

– «En el cuarto grupo hemos trabajado la ortografía relacionada con los principios de acentuación, usando para ello dos juegos interactivos en la pizarra digital», a fin de «mejorar la ortografía relacionada con los principios de acentuación».

– «En el quinto grupo hemos trabajado la expresión escrita a través de la elaboración de una noticia de manera cooperativa partiendo de una imagen donde se podía apreciar la llegada de personas migrantes en un barco siendo atendidas por servicios sanitarios», con el objetivo de «elaborar una noticia en equipo», para lo que «habrá que tener en cuenta que se responda a las cinco preguntas básicas de una noticia: ¿Quién?, ¿Qué?, ¿Dónde?, ¿Cuándo?,¿Cómo?». 

La «dinamización de los grupos corrió a cargo de dos madres, dos abuelos y una prima estudiante de magisterio», y, para ello, «las adultas y adultos colaboradores supuso una experiencia que les enriqueció y no esperaban que, con su sola presencia, la motivación de las niñas y niños aumentara tanto. Ellas y ellos se ofrecieron rápidamente para repetir, activando de esta manera su implicación en la educación de sus pequeños y pequeñas de una manera más decidida con los beneficios que ello conlleva, además de contribuir a que entiendan la escuela como un lugar abierto al entorno dónde todos y todas tenemos algo que aportar». Por su parte, «las niñas y niños mantuvieron una motivación por y para aprender impropia de una sesión normal, y ya sabemos que cuando hay motivación hay aprendizaje. Mostraron su alegría por ver a otras personas adultas de manera natural participando en un aula donde normalmente hay una sola maestra».

cervecería Don-Joselón

La conclusión del tutor del grupo después de lo vivido «fue seguir apostando por este tipo de prácticas, de manera pausada y progresiva, que generan motivación en las familias y en las niñas, y acaban contribuyendo a la mejora del éxito educativo de todos y todas sin excepción, desde los que tienen más capacidades a los que puedan presentar algún tipo de necesidad educativa, considerando la escuela como un espacio donde las interacciones no son exclusivas del alumnado y los docentes, también la familia tiene su espacio para interacciones y para mejorar la vida del centro, así como las prácticas que allí se realizan».

Comments

comments