Cuando nadie pone un disco