El movimiento vecinal se tiñe de luto

Fallece Cristóbal Terrón, destacado dirigente vecinal de Dos Hermanas, toda una vida dedicada a la ciudad. 

Redacción/Sociedad 

IMG_1573

Artículo por Juan Francisco González

“Vientos del pueblo me llevan, Vientos del pueblo me arrastran, me esparcen el corazón y me aventan la garganta”.

“Si me muero que me muera con la cabeza muy alta”.

“Muerto y veinte veces muerto, la boca contra la grama, tendré apretados los dientes y decidida la barba”.

Miguel Hernández

Cristóbal, trabajasor incansable. Buena persona. Entregado a los demás nos dejó el pasado fin de semana. Si buscamos uno de estos términos en el diccionario nos aparece una sola definición: Cristóbal Terrón Escalona.

Fundador junto a su compañero y amigo Antonio de la Haza, de la AAVV Miguel Hernández de la Barriada El Chaparral. Hizo de este barrio un lugar más humano y habitable. Pocos serán las vecinas y vecinos que, en un momento de su vida, no hayan recurrido a él para pedir un consejo, una ayuda. Y por imposible que pudiera parecer, ahí estaba él.

El compañero Cristóbal, el siempre amigo, el camarada. No se entenderá jamás la actividad de una AAVV sin su labor. Reivindicativa, pero no pedigüeña, orgullosa de ser lo que fue y para la que nació: Barrio y puro barrio.

De la misma forma, no se podría entender su modo de vida, su filosofía vital. Y es que la AAVV Miguel Hernández y Cristóbal Terrón, eran un todo indisoluble. Pocas personas en Dos Hermanas se merecen el respeto, la admiración, el reconocimiento y el cariño que se merece Cristóbal.

Para los que le conocimos, para quienes en algún momento de nuestra vida tuvimos la suerte de cruzarnos con la suya, no es momento de llorar su muerte, sino de celebrar su vida. Porque hombres como él nunca mueren. Permanecen por y para siempre en la memoria colectiva de un pueblo.

Cristóbal Terrón fue, fundamentalmente, eso: Pueblo

Comments

comments