Adepa lamenta la falta de apoyo público a la Hacienda de Ibarburu

”Los propietarios, el Ayuntamiento de Dos Hermanas y la Delegación de Consejería de Cultura – Junta de Andalucía deberán responder de su falta de actuación ante los tribunales y deberían también responder, en el caso del Ayuntamiento, ante sus votantes”.

Redacción/Cultura

9C57F8CC-C808-4F55-A273-1326CBF6872D

La Asociación en Defensa del Patrimonio (Adepa) lamenta el expolio sufrido recientemente, ante la falta de vigilancia, por la hacienda Ibarburu, una joya de la arquitectura agropecuaria del siglo XVIII situada en Dos Hermanas, y critica la dejadez y «la falta de interés» por parte de la Junta de Andalucia y anuncia que “lo de la Hacienda Ibarburu es una muerte anunciada”.

Además en declaraciones recogidas por el Diario de Sevilla, la asociación asegura que “los propietarios, el Ayuntamiento de Dos Hermanas y la Delegación de Consejería de Cultura – Junta de Andalucía deberán responder de su falta de actuación ante los tribunales y deberían también responder, en el caso del Ayuntamiento, ante sus votantes”.

Ainhoa Martínez - Clóset

Joaquin Egea, presidente de Adepa, advierte que la destrucción de este patrimonio catalogado como BIC podría haberse evitado si la administración pública hubiera actuado y hubiera “expropiado” la Hacienda, ante el estado de abandono en el que se encuentra.

9A455759-8E03-4562-B222-96175FCDCD5F

La hacienda Ibarburu, cuya propiedad comparten una promotora inmobiliaria y la familia Pickman, fue declarada BIC por la Junta en 2002. Desde entonces, el Pleno del Ayuntamiento a peticion de IU o Ciudadanos de Dos Hermanas ha debatido sin éxito en varias ocasiones diferentes medidas de protección para frenar su deterioro, entre ellas su expropiación. Sin embargo el presupuesto aprobado para este 2018 para la conservación del patrimonio, es de 5.000€.

«A los débiles, sí se enfrentan, pero cuando hay detrás una gran familia, no», continúa el presidente de Adepa, que recuerda que, además de tramitar la expropiación, la Junta podría haber «sancionado económicamente» a los propietarios por el abandono de la construcción «hasta revertir la situación». «Es cierto que no hay dinero público para mantener haciendas como la de Ibarburu, pero la Junta podía haberla expropiado y ponerla a continuación a la venta. Es la única manera de no seguir perdiendo patrimonio».

2447C076-601E-45A8-8673-C9AC20862F0F

Comments

comments