«Nuestros muertos», Tribuna Libre de Manuel Varela

«Reivindico un homenaje para cada una de las víctimas del COVID en Dos Hermanas. Por la dignidad de sus vidas, por el consuelo de sus familias y por la sensibilidad y decencia de mi pueblo»

La pandemia del COVID nos deja hasta la fecha 26 fallecidos en Dos Hermanas en solo 8 meses. Y, tras ellos, familias y amigos destrozados ante una desgracia que amenaza y condiciona nuestra existencia desde marzo. Este virus se está llevando la generación más noble, trabajadora y valiente de nuestra tierra. Pero además, para mayor escarnio, nos han acostumbrado a engullir las cifras de muertos sin nombres ni caras, sin duelo.

¿Dónde quedan los minutos de silencio por cada víctima? ¿Y las banderas a media asta? ¿No se promueven lazos en señal de luto? ¿Cruces conmemorativas en mitad de Los Jardines? ¿Quién atiende las consecuencias económicas y psicológicas de los que se quedan aquí? ¿Cómo tomamos conciencia del desastre que estamos viviendo? La respuesta que obtengo a todo esto es el más atronador de los silencios. Parece que se busca una amnesia inmediata y generalizada.

Sin embargo, los días 25 de cada mes se realizan en nuestro municipio actos que recuerdan la lacra de la violencia doméstica. En toda España suman 39 asesinadas este año 2020. Las campañas promovidas desde nuestro Ayuntamiento se multiplican y tiñen de morado cualquier rincón de Dos Hermanas. De igual forma, por poner otro ejemplo, los días 18 de julio se convoca anualmente una marcha republicana a la fosa común del Cementerio, para recordar los caídos en la Guerra Civil hace 84 años.

No critico estas conmemoraciones, faltaría más. Ahora bien, ¿qué hay de los 26 vecinos de Dos Hermanas que han sido víctimas mortales de esta epidemia hasta antes de ayer? Casi nadie conoce sus nombres, ni cuándo fallecieron, no tienen idea dónde se contagiaron o cuántos días pelearon por seguir vivos. No hay ni un partido político que haya pedido una sola muestra de respeto por las víctimas en el Pleno municipal, ni se han puesto en contacto con sus familias para darles el abrazo virtual que merecen en nombre de todo el pueblo de Dos Hermanas.

Reivindico un homenaje para cada una de las víctimas del COVID en Dos Hermanas. Por la dignidad de sus vidas, por el consuelo de sus familias y por la sensibilidad y decencia de mi pueblo. Hagan algo de una vez, al menos, honren la memoria de nuestros muertos.

Comments

comments