CÓMPLICES NECESARIOS, NOMBRE DE COBARDES MERCENARIOS

“Cuando el PSOE y C´s decidieron cerrar la mayor y mejor residencia de Andalucía hace unos meses con la ayuda del PP, sabían que lo hacían en favor del negocio privado y también sabían que iban a necesitar a las personas más despiadadas y obedientes, estómagos agradecidos”.

Tribuna Libre/Ernesto Rodríguez

Cuando el PSOE y C´s decidieron cerrar la mayor y mejor residencia de Andalucía hace unos meses con la ayuda del PP, sabían que lo hacían en favor del negocio privado y también sabían que iban a necesitar a las personas más despiadadas y obedientes, estómagos agradecidos como Francisco José Martín Suárez, director de mayores de la Junta de
Andalucía o la delegada territorial de la Consejería de Bienestar y Política Social, María de los Ángeles Fernández, que metafóricamente se meó sobre el bienestar de miles de personas en lista de espera y
literalmente se cachondeó de la Plataforma en Defensa de la Residencia Pública de Montequínto.

Pero si algo llama especialmente la atención por infame y repugnante fue cuando Susana Díaz entendió que a la anterior directora del centro debía sustiruírla por un “especialísta en cierres rápidos”, debía ser alguien sin escrúpulos, cínico y fiel subordinado a su señora, ese era Antonio, que aún goza del premio de ser director del centro, el mísmo
que reconoció publicamente colaborar con ese crímen por el bien de su “carrera política” y es que como ya sabemos para que un puñado de
canallas puedan ejercer su poder es necesaria la complicidad de otro, aún mayor, número de cobardes sirvientes.

Por último no debemos bajo ningún concepto olvidar que esta salvajada la perpetró PSOE y C´s con la precisa colaboración del PP para
amenazarnos con una ley mordaza que niguno de los tres partidos desea derogar, será que les
conviene demasiado, es decir, por eso se viene llamando triple alianza neoliberal, que aunque se presenten de tres colores en lo esencial
sirven a su amo, un puñado de empresarios que simplemente saquéan lo que es nuestro para hacer su negocio sin más mérito que tener cerca el número de Díaz, Marín o Bonilla para darles instrucciones y encima quieren que les llamemos por ello emprendedores. Triste es también la colaboración de las cúpulas de CCOO, UGT, CSIF y USTEA, especialmente este último que tiene muchos méritos en su haber como ser el primer sindicato en Andalucía en apoyar la verdadera Renta Básica.

Comments

comments